Hace seis años, cuando la FIP celebraba sus 15 años, Ramón de Latorre, contagiado del entusiasmo que significaba la cercanía de la firma de paz con la guerrilla de las FARC, decía entre risas, pero con un gran sentido de realidad y conocimiento sobre negociaciones de paz: “Ojalá se acabara la FIP con una paz verdadera y sin problemas, pero indudablemente hay una etapa de posconflicto, casi más compleja que la otra (la negociación)”. No se equivocaba.

Hoy, el Consejo Superior y todo el equipo de trabajo de la FIP, recordamos y celebramos su legado. Ramón, uno de los líderes empresariales que fundó la FIP en 1999, nació en Bogotá el 20 de abril de 1933 y murió este lunes 28 de marzo de 2022. Economista y Administrador de Empresas de las universidades de Los Andes y Notre Dame en USA, dejó huella en el sector empresarial como vicepresidente administrativo de Bavaria y como Presidente de la ESSO Colombia, durante 20 años. También fue protagonista del nacimiento de Cerrejón.

Durante el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002) fue negociador de paz por tres años, periodo en que impulsó la creación de la Fundación Ideas para la Paz junto a Rodrigo Gutiérrez Duque. Fue miembro de juntas directivas en los sectores de la salud, la educación, el financiero, el agrícola, el industrial, el gremial y de organizaciones de interés social, así como miembro honorario de la Junta Nacional de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI).

Hoy también recordamos que fue miembro fundador del Consejo Privado de Competitividad, Presidente del Consejo Directivo del Centro de Liderazgo y Gestión y perteneció al Consejo Directivo del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga.

¡Gracias Ramón, que gran legado!

Imprimir documento