Hace seis años, cuando la FIP celebraba sus 15 años, nuestro fundador, Rodrigo Gutiérrez Duque, contó que fue a la salida de una reunión en la ANDI –cuyo tema era la fallida negociación de paz en El Caguán– cuando tomó la decisión de impulsar, junto a varios empresarios, una fundación que se dedicara a pensar cómo construir paz en Colombia.

"Iba llegando de regreso a mi oficina y pensé: caray, voy a tratar de hacer una fundación sobre el conflicto armado. Y ahí nació Ideas para la Paz”, dijo en ese entonces, cuando los colombianos y el mundo éramos testigos de la dejación de armas de la guerrilla de las FARC (conozca la historia de fundación de la FIP).

Hoy, el Consejo Superior de la FIP y su equipo de trabajo, recordamos y celebramos el legado de Rodrigo Gutiérrez Duque, quién nació en Sevilla (Valle del Cauca), en 1933 y murió este sábado 11 de septiembre de 2021.

Economista de la universidad de Los Andes, se caracterizó, desde muy joven, por impulsar iniciativas para el desarrollo y la construcción de paz. En 1992 fue elegido como uno de los diez colombianos destacados que integraron la primera Misión de Sabios, cuyo objetivo era reflexionar sobre el país del futuro.

Como líder empresarial, presidió por muchos años la Organización Corona, donde diseñó e implementó la estrategia Alborada 2000, pionera en priorizar el talento humano como eje de las organizaciones. También promovió conceptos innovadores en el país, como la responsabilidad social empresarial y el trabajo mancomunado entre empresa y Estado para impulsar el desarrollo.

Fiel a sus principios, impulsó un mayor compromiso empresarial con asuntos públicos y de interés nacional. En los años 80 y 90, gracias a su visión y gestión, nació la Fundación Corona y se crearon el capítulo colombiano de Transparencia, la Corporación para la Excelencia de la Justicia, la Corporación Calidad, Corpoeducación, la Organización para la Excelencia de la Salud, la Fundación Neumológica Colombiana y la Fundación Oriéntame, por mencionar solo algunas. Finalizando el siglo pasado creó la Fundación Ideas para la Paz, la cual orientó y acompañó durante más de 15 años.

No en vano se le atribuyen grandes aportes al desarrollo del sistema de salud en nuestro país, a la participación del sector privado en la construcción de una sociedad más pacífica y a la educación, las artes y la cultura.

¡Gracias Rodrigo, qué gran legado!

Imprimir documento