En la conferencia inaugural de BUILD 2021, Milena Gaitán, Directora Administrativa y Financiera de la FIP, participó en un panel junto con Vichi Jagannathan, co-fundadora del Rural Opportunity Institute en Carolina del Norte, EEUU, en el que conversaron sobre los retos y los aprendizajes más importantes de usar la práctica sistémica como herramienta para construir culturas organizacionales colaborativas y eficaces.

Reviva la primera semana de la conferencia BUILD

La práctica sistémica en la FIP

En su intervención, Milena destacó que, para potenciar la contribución de la FIP a la construcción de paz, la seguridad y el desarrollo, se hizo necesario activar transformaciones organizacionales coherentes con la misión de la organización. Fue así como la FIP aplicó el método sistémico para comprender a fondo y, desde una mirada integral, su estructura financiera, operativa, de recursos humanos y de gobierno y cómo ello incidía en la labor de la institución. En términos prácticos, Milena resaltó que la FIP adoptó el enfoque sistémico para ganar coherencia entre el desempeño “hacia afuera” y “hacia adentro”.

Gaitán afirmó que la práctica sistémica se ha convertido en una oportunidad para la innovación y la colaboración entre miembros del equipo de la FIP. Además, el proceso ha dejado dos aprendizajes claves:

  • Para que haya cambios sistémicos es importante valorar todas las perspectivas que existen dentro de una organización. “Después de comenzar a apropiarnos de la práctica sistémica, somos más conscientes de las capacidades del equipo porque entendemos más lo que hacen los demás. Hemos tenido la oportunidad de crear equipos diversos que trabajan en diferentes temas. Y lo más importante es que, en esos grupos, podemos compartir con curiosidad genuina, más allá de los roles de ‘expertos’”.
  • Un mapa sistémico no es un punto de llegada, sino un punto de inicio para tomar decisiones y activar transformaciones en distintos temas y aspectos organizacionales.

Ese esfuerzo por comprender y abordar de manera sistémica la gestión organizacional de la FIP, se ha incorporado en el Plan Estratégico de la Fundación, asegurando así un compromiso institucional de mediano plazo que redunde en un mejor desempeño de toda la organización.

Aprendizajes a nivel interno y externo

Tatiana Mosquera, directora del Centro de formación y aprendizaje de la FIP, Transforma, también participó en un espacio de AMA (Ask Me Anything), que buscaba ampliar la conversación de la práctica sistémica desde las preguntas del público. En este caso, esas inquietudes se centraron en aspectos metodológicos sobre cómo empezar y evaluar procesos sistémicos a nivel organizacional. Mosquera resaltó tres aprendizajes que hemos identificado en la implementación de procesos internos y en el trabajo de la organización con actores externos:

  • Aunque siempre es claro cuándo empieza un proceso sistémico, es imposible controlar lo que va a suceder después. Es importante navegar la incertidumbre desde la curiosidad genuina sobre el proceso y con la atención puesta en las oportunidades que vayan surgiendo para definir rumbos estratégicos de acción a lo largo de su desarrollo.
  • Es importante disfrutar el proceso. Una vez se empieza, no se debe aspirar a que éste sea perfecto. Por el contrario, el enfoque sistémico invita a asumir los errores como momentos para reflexionar, ajustar y aprender a hacer mejor lo que se hace.
  • Incorporar el enfoque sistémico requiere paciencia, compromiso. Implica reconocer las habilidades de cada persona y/o grupo, identificar puntos en común y aprender a trabajar en equipo. Es importante reconocer, desde el principio, que los procesos sistémicos son procesos de largo aliento.
Imprimir documento