Desde hace cinco años, Marcelo León se sumó con entusiasmo a las apuestas de la Fundación Ideas para la Paz. Hoy, tras la noticia de su fallecimiento, recordamos sus reflexiones y valoramos enormemente sus aportes. Marcelo nació en Quito, Ecuador (1946) y pronto llegó a Colombia donde inició su largo camino como líder fundador y cofundador de más de 20 empresas que hoy tienen presencia en Colombia y en varios países de América Latina.

Ingeniero Químico de la Universidad Nacional y con un MBA de Harvard Business School, hizo aportes a sectores tan diversos como el químico, especialmente en la producción y distribución de materias primas, al sector de manufactura de bienes industriales, al sector alimenticio y de cuidado personal, así como al sector agrícola y agroindustrial. Sin duda, fue un empresario comprometido con el desarrollo social y la defensa de la democracia.

Recordamos en especial a Distribuidora Andina (DISAN), que fundó hace 48 años cuando Colombia atravesaba la primera gran crisis del petróleo que disparó sus precios y los de todas las materias primas derivadas del mismo. De ahí surgió su idea de incursionar en el negocio de distribución de químicos.

Hoy también recordamos cómo invirtió su tiempo en participar activamente en Juntas Directivas de proyectos sociales y empresariales como compañías de seguros, manufactureras, así como de varias entidades gremiales y sin ánimo de lucro, como la FIP. También fue socio accionista de La Silla Vacía y miembro de su junta durante 10 años, así como de la de Probogotá, de la Fundación Recreación y Cultura de Bogotá, de la Corporación Síndrome de Down y de Coinvertir.

Marcelo, gracias por compartir tus enseñanzas. Enviamos un saludo especial de condolencias a su familia y seres queridos.

Imprimir documento