Descargar este análisis AQUÍ

El 13 de marzo pasado se eligieron las 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz (CITREP), cumpliendo con el Acuerdo de Paz. Lo que parecía una posibilidad de potenciar a las organizaciones sociales y garantizar su representatividad en el Congreso, se encontró con diversos riesgos que minaron la elección. Desde algunas regiones se reportaron las inconsistencias: ausencia de financiación de campañas, desconfianza, falta de pedagogía y cooptación de partidos políticos tradicionales. En febrero de 2022, la FIP analizó los escenarios de riesgo de seguridad y los desafíos políticos que se reportaban a nivel regional durante el proceso electoral (ver aquí el informe).

A pesar de todas las alertas, en algunas regiones las elecciones permitieron dar voz a las organizaciones sociales de base y garantizaron un escaño en la Cámara. Pero, en otras, las preocupaciones denunciadas se hicieron realidad. En un proceso electoral lleno de matices y lecciones aprendidas, la FIP analiza los resultados de las elecciones de las Curules de Paz y presenta un balance sobre los retos, desafíos y oportunidades que se presentan en este periodo postelectoral.

¿Cómo quedaron las Curules de Paz?

Cinco de los 16 representantes elegidos se candidatizaron por organizaciones de víctimas; Cuatro por organizaciones sociales; tres por Consejos Comunitario; dos por organizaciones campesinas; una por organizaciones de mujeres y una con aval de un grupo significativo de ciudadanos.

Las alertas regionales tras la elección

Sumado a las dificultades y riesgos que tuvo el desarrollo de la elección, tras los resultados se activaron una serie de debates y alertas regionales que ponen en juego la legitimidad de estas curules.

El mapa señala el nivel de tensión en cada circunscripción, teniendo en cuenta denuncias formales sobre irregularidades en la elección (cooptación política, compra de votos), amenazas a la seguridad de excandidatos o elegidos, e inconformidad de organizaciones de base y líderes sobre el resultado.

¿Qué perdimos y qué ganamos en las elecciones de las curules de paz?

  • Perdimos: La desconfianza electoral no permitió que las elecciones se consolidaran como un escenario legítimo para muchas organizaciones. Ganamos: A pesar de los obstáculos, en algunas regiones ganaron las víctimas y sus representantes obtuvieron un escaño en la Cámara de Representantes.
  • Perdimos: En algunas regiones se reportaron amenazas y presiones a los candidatos durante y luego de las elecciones. Ganamos: Las elecciones estimularon discusiones dentro de los procesos organizativos sobre sus propias capacidades para articular agendas a nivel regional.
  • Perdimos: Las presuntas irregularidades en las elecciones han opacado la urgencia de comenzar a elaborar una agenda legislativa para las víctimas y la importancia histórica de contar con estos representantes. Ganamos: El proceso de elección permitió reactivar la discusión en la opinión pública sobre el lugar de las víctimas, su reconocimiento y la implementación del Acuerdo de Paz.
  • Perdimos: Los problemas de financiación en las campañas de las organizaciones locales, así como el corto tiempo para la sensibilización sobre las Curules de Paz, perjudicó el alcance de las votaciones a nivel regional y la posibilidad de una campaña equitativa. Ganamos: Algunos líderes sociales que fueron candidatos y no ganaron, han resaltado aprendizajes del proceso. En muchos casos, esta fue su primera incursión electoral. Y, debido a las limitaciones, esto implicó crear diversas formas de hacer campaña: a través de bazares, asambleas o con pedagogía sobre el Acuerdo de Paz. Existen diversos aprendizajes que pueden ser rescatados para la segunda elección de estas curules en 2026. (Ver infografía )

¿Qué sigue?

Dos meses después de la elección de las Curules de Paz, líderes y comunidades en algunas regiones se han concentrado en denunciar irregularidades del proceso, exigir el desembolso de la financiación de las campañas y organizar agendas regionales de trabajo para no perder su capacidad de incidencia en torno al Acuerdo de Paz. Estas son algunas acciones que deben congregar los esfuerzos de diversos sectores para no perder la oportunidad de esta primera elección de las Curules de Paz:

  1. Fortalecer el trabajo legislativo.
  2. Rendición de cuentas.
  3. Acelerar acciones de transparencia y atención a las denuncias realizadas en regiones de alta tensión por la elección de las Curules.
  4. Articulación de agendas locales y regionales de víctimas para lograr mayor incidencia en el Congreso.
  5. Activación de otros escenarios participativos para las víctimas.
Imprimir documento