Lea toda la información relacionada con las actuales negociaciones de paz con las FARC durante noviembre AQUÍ

Luego de tomarse un tiempo para estudiar y ajustar posiciones sobre el tema de las drogas ilícitas, los delegados de la guerrilla y el gobierno en La Habana abordaron de lleno el tema entre los últimos días de noviembre y los primeros de diciembre. El Gobierno mantuvo su acostumbrado hermetismo evitando declaraciones públicas sobre el tercer punto en discusión de la agenda, mientras que la delegación de las FARC dio a conocer un nuevo decálogo de propuestas orientadas a la restructuración de la política antidroga implementada en Colombia.

Aunque no se conoció ningún avance concreto en las dos rondas de conversaciones que se adelantaron durante el mes de diciembre, las delegaciones anunciaron que ya empezaron a trabajar sobre la base de las propuestas de la sociedad civil y teniendo en cuenta los elementos compartidos por la comisión de expertos y analistas que viajó a la sede de los diálogos de paz en el mismo mes de diciembre. Dentro de dichos insumos, la opinión pública identifica una serie de subtemas en los que seguramente se concentrarán las partes a la hora de buscar un acuerdo en este punto, y entre los que están la necesidad de promover una sustitución de cultivos amable con los campesinos, redirigir la lucha contra el narcotráfico y atacar las redes de comercialización que se lucran de esta actividad ilícita.

Un segundo tema que tocó las fibras del proceso de paz de La Habana y produjo nutridas discusiones públicas fue el fallo en el que el Procurador General, Alejandro Ordóñez, ordenó la destitución e inhabilitación por 15 años del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Aunque a primera vista el hecho aludía únicamente al panorama político y administrativo de la capital colombiana, la trayectoria de Petro y Ordóñez hizo que las discusiones alcanzaran el ámbito del proceso de paz con las FARC.

Analistas, líderes de opinión e incluso miembros de la delegación de paz de la guerrilla, coincidieron en señalar que la decisión del Procurador envía un mensaje negativo a la mesa de diálogos. En una entrevista concedida a la emisora radial Blu Radio, el miembro de la delegación de paz de las FARC, ‘Pablo Catatumbo’, sostuvo que la medida impulsada por Ordóñez afecta los diálogos de paz porque introduce dudas sobre la validez de eventuales acuerdos alcanzados en La Habana. Del mismo modo, un comunicado publicado en la página web de la delegación de paz de las FARC transmitía la preocupación del grupo guerrillero en los siguientes términos: “de un solo plumazo, Ordoñez nos dio a los alzados en armas una lección sobre lo que para la oligarquía significa la democracia en Colombia, y sobre las nulas garantías para ejercer un ejercicio político independiente”.

El Gobierno le salió al paso al ambiente tenso generado por las anteriores declaraciones y descartó una posible crisis derivada del fallo de la Procuraduría. Intentado transmitir un parte de tranquilidad, el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, señaló que “por parte del Gobierno no hay ningún tipo de afectación del proceso de paz”.

Pocos días después de estos hechos, la guerrilla de las FARC hizo el anuncio que constituye el tercer tema destacado del mes: un cese de hostilidades unilateral a llevarse a cabo entre el 15 de diciembre de 2013 y el 15 de enero de 2014. De acuerdo con el Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC, la decisión de detener las acciones ofensivas obedece a un “clamor nacional” de paz. Sin embargo, en el comunicado la guerrilla recuerda que cualquier acción del Estado será “respondida sin dilación”. El anuncio de cese al fuego se hizo público el 8 de diciembre, un día después de que los medios informaron sobre un atentado en la población caucana de Inzá, en el que explosivos activados por miembros de las FARC causaron la muerte de nueve personas e hirieron a más de 40. Aunque el cese de hostilidades empezó a regir a partir de la media noche del 15 de diciembre, se han conocido varias denuncias de violación de la tregua. Por una parte sobresalen las revelaciones sobre el ataque con explosivos a un helicóptero en Briceño (Antioquia), el pasado 23 de diciembre, así como amenazas a campesinos en Valle y Putumayo entre el 24 y 26 del mismo mes. Del mismo modo, el coordinador del residente de Naciones Unidas en Colombia, Fabritzio Hoshchild, denunció que de acuerdo con testimonios de menores de edad que habitan en el departamento del Cauca, las FARC habrían estado reclutando menores los últimos días de diciembre en dicho departamento.

En cuarto lugar, vale la pena resaltar durante el mes de diciembre la presentación de algunas encuestas cuyos resultados arrojan cifras alentadoras relacionadas con el apoyo al proceso de paz por parte de la sociedad colombiana. Uno de los primeros sondeos publicados en diciembre fue realizado por la firma Datexco entre el 3 y el 6 de ese mes, en el que se registra un aumento en el optimismo de los encuestados frente a los diálogos de paz que avanzan en La Habana. Mientras en octubre de 2013, el 26% de los encuestados respaldaron el manejo que el presidente Santos le ha dado al proceso de paz, en el estudio más reciente ese respaldo subió al 43%. Del mismo modo, el porcentaje de los que no estaban de acuerdo con el proceso disminuyó en 17 puntos pasando a un 52%.

Otro estudio realizado por la firma Invamer Gallup encontró en una medición adelantada los primeros 12 días de diciembre un leve incremento, por ejemplo, en el porcentaje de encuestados que consideran que el principal asunto que debe ser atendido por el próximo presidente de Colombia es lograr un acuerdo de paz con la guerrilla. Durante el mes de noviembre dicho porcentaje fue de 4.9 % mientras que en diciembre esa cifra llegó al 8.4 %.

El tercer sondeo que tuvo lugar durante el último mes del año fue adelantado por el Centro Nacional de Consultoría y también da cuenta de un incremento en la cantidad de colombianos que apoyan los diálogos de paz con las FARC. Según la encuesta, realizada entre el 18 de diciembre de 2013 y el 3 de enero de 2014, el 69% de los encuestados aprueban el proceso de paz con la guerrilla, cuatro puntos por encima del porcentaje registrado en noviembre (65%) y seis puntos arriba del alcanzado en octubre (63%).