Lea el documento completo aquí

Las diferencias con el Gobierno

  • Para esta guerrilla, el Gobierno concibe el conflicto armado colombiano como el resultado de la presencia de grupos guerrilleros en el territorio nacional. En cambio, el ELN plantea, con una mirada similar a la de la guerrilla de las FARC, que el conflicto tiene sus raíces en una serie de injusticias económicas, políticas y sociales, impuestas por la clase política colombiana. En ese sentido, la solución al conflicto únicamente se vislumbraría en la medida en que esas causas sean superadas.
  • Según el ELN, el Gobierno interpreta los diálogos como un escenario de desarme y desmovilización. No obstante, esta guerrilla entiende el proceso como un momento para discutir los grandes problemas económicos, políticos y sociales que originaron el conflicto social y armado.
  • Otra de las consideraciones planteadas por el ELN como condición para la negociación tiene que ver con la necesidad de la “participación plena de la sociedad”. Para la guerrilla, “las partes contendientes no pueden reemplazar ni las luchas ni las exigencias de las masas, sino estimularlas y hacerlas parte de la agenda”.
  • El ELN también alude a la diferencia en la concepción de los tiempos necesarios para llegar a un acuerdo de paz. Según el ELN, el Gobierno se empeña en caracterizar el proceso como un escenario que debe transcurrir en tiempo corto. Al respecto, el grupo guerrillero plantea que “el tiempo no puede ser camisa de fuerza y debe estar determinado por los desarrollos mismos del proceso, por ello, encasillarlos en determinado tiempo es pernicioso y atentatorio contra el éxito del proceso de paz”.
  • En noviembre de 2012, el comandante del ELN alias ‘Gabino’ reiteró la postura de esa guerrilla en el sentido de acordar un cese al fuego bilateral con el Gobierno . Dirigiéndose al foro de la organización humanitaria Llamamiento de Ginebra, el guerrillero sentenció: “la mesa de diálogo no debiera atestiguar más contendientes ni pobladores muertos ni heridos, más sangre inocente que enlute la sociedad y el territorio colombiano”.
  • En una entrevista otorgada por el comandante del ELN Antonio García en junio de 2012 , el jefe guerrillero asegura que el acompañamiento de la comunidad internacional brindaría mayores garantías a un eventual proceso con el Gobierno. De este modo reitera la favorabilidad que esa guerrilla ha expresado históricamente frente a la mediación y verificación de comisiones y organizaciones internacionales de cara a un eventual proceso de paz.

Sobre la participación de la sociedad

En lo que concierne a la participación de la sociedad civil en un eventual proceso de paz, el ELN es reiterativo en que se incluya a distintos sectores sociales como un requerimiento básico para consolidar un diálogo eficiente, enfatizando en los que consideran sectores “históricamente excluidos”.

  • El comunicado escrito por el máximo comandante del ELN alias ‘Gabino’ el 17 de septiembre de 2012, expresa la demanda del grupo guerrillero frente a la participación ampliada de la sociedad. De acuerdo con el jefe guerrillero, no hay razones para que las partes que entablen el diálogo (Gobierno-ELN), “reemplacen” a la sociedad civil en la mesa. En consecuencia, una mesa de conversaciones sin trabajadores, campesinos, estudiantes, académicos, maestros e intelectuales quedaría “coja” y redundaría en una paz “trunca”.
  • Desde la celebración de su segundo Congreso en junio de 1996, el ELN ha resumido su propuesta sobre la participación social en un escenario que denomina Convención Nacional , que no es otra cosa que un encuentro en el que participarían todos los sectores de opinión, organizaciones sociales y políticas, gremios y congregaciones religiosas, de manera que contribuyan con sus propuestas a la búsqueda de una salida negociada al conflicto.
    El ELN ha mantenido la propuesta de una Convención Nacional presentándola como uno de los elementos clave dentro de su noción de paz popular y afirmando que “sin la acción y participación protagónica de la sociedad y de manera particular de quienes son excluidos del poder oligárquico, no es posible un proceso exitoso para la paz de Colombia” .

Sobre el desarme y la desmovilización

El ELN ha planteado en varias ocasiones su oposición a que la solución al conflicto colombiano se centre en la desmovilización y entrega de armas por parte de las guerrillas.

  • En el comunicado emitido el 30 de septiembre , el grupo guerrillero enfatiza su rechazo a la idea de que la paz se logrará en el momento en el que las guerrillas se desmovilicen y se “reintegren a la vida capitalista”. Según el ELN, el Gobierno no puede pretender desconocer el carácter insurgente de estas organizaciones y las causas que las generaron. En ese sentido, el proceso tendrá que basarse en una discusión política partiendo del reconocimiento mutuo para superar la crisis del país.
  • En lo que tiene que ver con el tema del desarme, el ELN ha sostenido que no puede ser una condición para que se adelante el proceso de paz. “Llegará un momento en el que las armas sobran y las guerrillas pueden cambiar su carácter por el de un movimiento político, pero esto será fruto del desarrollo y no por exigencia de la contraparte, bajo unas promesas de respeto a unos acuerdos que históricamente se ha demostrado que se violan”.

Sobre el tema agrario

  • Gabino afirmó a finales de 2012 que una agenda de negociación “amarra, limita y tensiona”. El tema de minería e hidrocarburos –que el gobierno se ha negado a discutir con las FARC– es para ellos tan importante como el agro para las FARC.
  • En un comunicado emitido en abril de 2013 y enmarcado en la conmemoración del día internacional del trabajador, el ELN sostiene que bajo el modelo político y económico que tiene Colombia, el campo ha sido destruido en su base económica, la cual garantizaba el autoabastecimiento de alimentos y trabajo masivo. Para esa guerrilla, los cultivos que ahora se promocionan son los ligados a los agro-combustibles y a la producción minera, que generan menos empleo y mayores daños ambientales.
  • Teniendo en cuenta las protestas campesinas de mediados del 2013, para el ELN existen dos agendas agrarias: 1) La tradicional, del gobierno neoliberal de Santos, que consiste en un agro al servicio de las transnacionales, de los agrocombustibles y la locomotora minero-energética. El ELN advierte que estas empresas son aniquiladoras no solo del campesinado sino del medio ambiente, que unidas a los TLC colocan al país al servicio de los mercados internacionales; y 2) La de los campesinos, que luchan por un país nacional real, de producción propia no extranjerizada, que los hace producir a pérdida y les rompe su razón de ser y existir.

Sobre drogas y narcotráfico

  • En un comunicado de marzo de 2010, así como en la entrevista al comandante Antonio García del 14 de julio de 2012 , el ELN hace varias advertencias sobre el fenómeno de narcotráfico y su participación en él:
  1. Toda República debe ser independiente, autónoma, soberana y tener la capacidad de hacer sus leyes y aplicar justicia, castigando los delitos que se comentan en el suelo patrio.
  2. La política de extradición debe ser abolida. En su momento fue aprobada para los capos del narcotráfico, pero el presidente Álvaro Uribe ha mercantilizado a más de mil colombianos y pretende aplicarla a los disidentes políticos.
  3. El ELN ha planteado que la única forma de acabar con el narcotráfico es legalizándolo. Que los países consumidores asuman la corresponsabilidad del problema, comprometiéndose con planes alternativos de cultivos. Que se acabe con los grandes carteles y el lavado de activos en los países industrializados. Que se castigue a las corporaciones químicas, productoras de los precursores y los venenos para la fumigación. Que los drogadictos sean tratados como enfermos, no como delincuentes y tengan asistencia gratuita.
  4. Seguimos asumiendo una política de deslinde general frente al narcotráfico en todas las fases del proceso y caracterizamos como burguesía narcotraficante al sector de empresarios en su conjunto.
  5. Asumimos posiciones particulares frente a cada grupo o cartel del narcotráfico, de acuerdo también a las posiciones que esos mismos asuman frente a nosotros, al movimiento popular y su comportamiento en la guerra sucia.
  6. Debemos buscar un camino soberano de resolver el problema en Colombia, diferenciado del intervencionismo de la política antidroga de EEUU.
  7. Propendemos por un marco global a nivel internacional que permita crear instrumentos para superar este problema, en una estrategia que considere la situación diferenciada de productores agrícolas, en relación a quienes la procesan, la comercializan, los agentes financieros, consumidores y lavanderías.
  8. Se deben favorecer políticas de sustitución de cultivos, restricción del comercio de narcóticos, rehabilitación de drogadictos y educación sobre los daños que acarrea el consumo de drogas.
  9. Buscamos que se desarrolle una posición común en el movimiento revolucionario colombiano, en términos de diferenciarse categóricamente con el narcotráfico.
  • El comandante del ELN Antonio García afirmó el 14 de julio de 2012 que: “la estrategia del Estado para responder al problema del narcotráfico ha fracasado porque se siguen los lineamientos de los Estados Unidos” e insiste en que el grupo guerrillero “busca una salida diferente a la represión y la penalización”.

Sobre víctimas

  • En entrevista concedida al Diario Suizo Le Currier el 16 de noviembre de 2012, el ELN afirma que aunque es provechoso un proceso de paz, es importante aclarar que el conflicto armado y las víctimas del mismo son culpa del Estado y no del ELN, por no garantizar la dignidad de los ciudadanos .
  • El máximo comandante del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista alias ‘Gabino’, en una entrevista del 1 de abril de 2013, sostiene que ante un eventual proceso de paz con el Gobierno, es importante que se deje claro que ellos están de acuerdo en que las víctimas del conflicto exijan verdad, justicia y reparación, pero advirtió que el Estado debe asumir que es el máximo responsable de los crímenes que se han cometido en el país. Según Gabino, el ELN siempre ha puesto la cara cuando ha afectado a la población civil y afirma que nunca la intención del grupo guerrillero ha sido atacar a quienes defiende.

Sobre aspectos humanitarios

  • Como se evidencia en un comunicado del máximo comandante del ELN, Nicolás Rodríguez, publicado el 5 de noviembre de 2012, el grupo guerrillero se muestra dispuesto a concretar algún tipo de proceso de paz, pero hace énfasis en discutir tres temas en torno a cómo se está analizando el conflicto desde la perspectiva del Gobierno y la opinión pública:

    1) Derecho Internacional humanitario (DIH);
    2) Minas antipersonales y municiones sin explotar;
    3) Reclutamiento forzado de menores.

    El grupo guerrillero afirma que se cumplen a cabalidad las normas y mínimos que el Derecho Internacional Humanitario exige para este tipo de contextos políticos y sociales, sin embargo, aclara que su propósito es luchar: “contra los agentes de las fuerzas armadas del Estado, que nos persiguen y combaten; son nuestros enemigos la clase dominante colombiana y el poder imperialista de los Estados Unidos que son a su vez enemigos de las grandes mayorías”.

    En torno al tema de las minas antipersonales, la guerrilla advierte que si bien se han cometido errores, el único propósito del uso de estos artefactos es el de detener el avance de la clase dominante y de los enemigos del grupo. Finalmente, y respecto al reclutamiento forzado de menores, el ELN asegura que todos los miembros del grupo están por su propia voluntad y que esta guerrilla no obliga a nadie a permanecer en sus filas.