Descargue íntegro nuestro Informe de Gestión 2012 AQUÍ

Uno de los temas centrales de la agenda de la FIP desde sus orígenes ha sido el de la terminación del conflicto armado interno por la vía de la negociación política. La Fundación ha sostenido que el conflicto armado en Colombia eventualmente concluirá con una negociación o con una serie de negociaciones de paz que requerirán de preparación y asistencia técnica. En esta medida hemos estado atentos a la evolución de las negociaciones abiertas en La Habana en octubre del 2012, haciendo aportes desde nuestras distintas áreas programáticas a la labor de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP), y difundiendo conceptos y estrategias para aclimatar un entorno favorable a este proceso.

Al mismo tiempo, continuamos con el trabajo en nuestra agenda de postconflicto y construcción de paz. De cara al proceso de paz, la FIP se involucró activamente en las discusiones sobre justicia transicional en Colombia y contribuyó al debate técnico y político sobre el llamado Marco Legal para la Paz.

También adelantó estudios claves relacionados con la desmovilización y reintegración de combatientes de grupos paramilitares y guerrilleros. En particular, la Fundación avanzó en una investigación sobre la problemática de la reincidencia de esta población, la cual arrojará luces sobre los factores asociados al éxito o fracaso de la reintegración de excombatientes. Los resultados de este estudio, serán de gran relevancia en la eventualidad de una desmovilización colectiva de la insurgencia.

Paralelamente, la FIP avanzó en diversas iniciativas dentro de su línea de trabajo sobre sector empresarial, conflicto y construcción de paz, en la cual es reconocida como organización líder a nivel nacional e internacional. Con el objeto de contribuir al mejoramiento del desempeño de las empresas en materia de Derechos Humanos y construcción de paz, se trabajó en el desarrollo de iniciativas multi-actor como Guías Colombia, se aportó al diseño de la política pública en la materia y se brindó asesoría individualizada a empresas de distintos sectores.

Por otra parte, la Fundación continuó con proyectos de gran alcance dentro de su línea de trabajo sobre seguridad ciudadana y policía. En el 2012 la FIP se posicionó como actor de primer orden en el proceso de modernización del servicio de vigilancia de la Policía Nacional. En su papel de evaluador externo del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (PNVCC), la Fundación diseñó y aplicó metodologías y herramientas innovadoras para evaluar la gestión institucional y el impacto de estrategias policiales. Así mismo, participo activamente en el debate sobre políticas públicas de seguridad ciudadana y sobre la situación de crimen y violencia en las principales ciudades del país.

Finalmente, vale mencionar que por cuarto año consecutivo la FIP fue seleccionada dentro de los centros de pensamiento más destacados de América Latina según el ranking anual que realiza el Think Tanks and Civil Societies Program de la Universidad de Pensilvania. En este ranking, luego de una extensa selección que incluye 38 categorías, entran los centros que son considerados como los más influyentes del mundo. En la medición de 2012, la FIP se ubicó en el lugar 18 de los top 45 de América Latina.