La reintegración: un negocio que le apuesta a la paz. Foto. Mauricio Mora

Con el objetivo de evaluar el involucramiento del sector empresarial en el proceso de reintegración así como los retos que se tienen hacia el futuro, la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración (ACR) y el Colegio de Estudios Superiores de Administración (CESA) realizaron el pasado 4 de mayo el evento La reintegración: Un negocio que le apuesta a la paz.

Durante el evento, las intervenciones del presidente Juan Manuel Santos y del Alto Consejero para la Reintegración, Alejandro Eder, resaltaron que el proceso tiene múltiples retos hacía el futuro y que no depende sólo del gobierno nacional sino del papel activo y receptivo de la sociedad en general. El Presidente Santos afirmó que de los 52.000 paramilitares y guerrilleros desmovilizados sólo 6.500 están en el mundo laboral, contratados por unas 700 empresas nacionales y multinacionales, ante lo cual hizo un llamado al sector público y privado para que no tengan miedo de contratar a personas desmovilizadas, incluso recordó que quienes lo hagan obtendrán beneficios tributarios como descuentos sobre el impuesto de renta, si crean nuevas plazas de empleo para la población en proceso de reintegración, gracias a la ley del primer empleo.

El Alto Consejero señaló que en la actualidad hay miles de desmovilizados que están preparados para ingresar definitivamente a la sociedad, sin embargo, las oportunidades para estas personas son limitadas y es ahí donde los empresarios son claves, no obstante, señalo que la responsabilidad de reintegrar a los desmovilizado no recae únicamente en la ACR o en los empresarios sino en la sociedad en general. Además reitero la necesidad de dejar a un lado el miedo y acoger a los desmovilizados que han culminado su proceso y están dispuestos a trabajar como ciudadanos de bien.

El evento contó también con la participación de Nat Colletta, experto internacional en conflicto, construcción de paz y desarrollo, quien afirmó que este es un momento estratégico para la participación del sector privado en el proceso de reintegración. Colleta señalo que el producto de la reintegración debe ser una solución sostenible que necesariamente va a ser ejecutada principalmente por el sector privado por medio de la oferta de trabajo formal. No se trata de trabajo informal ni de caridad sino de una verdadera creación de empleo formal. Así, una paz duradera necesariamente va a ser liderada por el sector privado.

Por su parte, los representantes de diferentes empresas que se involucraron en el proceso describieron sus experiencias. Además, en un salón contiguo al foro, se hizo una pequeña muestra de empresas que actualmente apoyan a las personas desmovilizadas en proceso de reintegración no sólo con empleos, sino con asesorías a sus proyectos productivos.

Éste encuentro contó con el apoyo de Coca- Cola Femsa, Fundación Bolívar, Coltabaco, Fundación Semana, El Tiempo y la Fundación Ideas para la Paz.