El pasado 1 de septiembre en el Club El Nogal se realizó la cuarta entrega del Premio Emprender Paz: la apuesta empresarial, que durante los últimos 3 años ha destacado el esfuerzo de micro, pequeñas, medianas y grandes empresas en el desarrollo de oportunidades sostenibles para comunidades que han sido afectadas por el conflicto en diversas regiones de Colombia.

En esta oportunidad, el jurado conformado por Angelika Rettberg, directora del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes y del Programa de Investigación sobre Construcción de Paz; Eduardo Villar Borrero, vicepresidente corporativo de la Fundación Social; Eulalia Arboleda, consultora independiente para temas de microfinanzas; Rafael Santos, director de publicaciones de la Casa Editorial El Tiempo y Ricardo Ávila, director de Portafolio, seleccionó cuatro iniciativas como ganadoras del premio y entre las cuales se encuentran:

Aprocasur, con su iniciativa “Bosques de chocolate para la vida” en los departamentos de Bolívar y Cesar. Esta iniciativa es una apuesta por el desarrollo alternativo basado en el cultivo de cacao, impulsada por campesinos asociados en el Sur de Bolívar y Cesar, con el apoyo de entidades internacionales y colombianas. La experiencia de APROCASUR tiene como fin la generación de oportunidades sostenibles de producción y comercialización de cacao, que permitan sustituir cultivos de uso ilícito en dichas zonas promoviendo la reconstrucción del tejido social y del sentido de organización en las comunidades campesinas.

Federación Nacional de Cafeteros, por su iniciativa “Generación de alternativas para la estabilización socioeconómica de familias desplazadas, retornadas y en alta vulnerabilidad social que habitan en la zona rural del Valle del Cauca”. Este programa, desarrollado en asocio con la Organización Internacional para las Migraciones –OIM y USAID, pretende mejorar las condiciones de vida de familias que han sido víctimas del desplazamiento forzado o que están en riesgo de serlo, así como comunidades receptoras en zonas rurales de 27 municipios del Valle del Cauca.

Nestlé, por su iniciativa “Centros de Convivencia, Paz y Reconciliación – Municipios de Bugalagrande, Valle del Cauca; San Vicente del Caguán y Cartagena del Chairá, Caquetá”. En el marco de su estrategia de creación de valor compartido, NESTLE trabaja en alianza con la Fundación para la Reconciliación, para generar espacios de perdón, reconciliación y paz en zonas donde opera la empresa, con el fin de construir tejido social, mejorar la calidad de vida de las comunidades y generar cambios sociales en torno a la paz.

Surtigas, por la iniciativa “Jóvenes con valores productivos, liderando la empleabilidad en Cartagena de Indias (Bolívar), Sincelejo, San Onofre y Ovejas (Sucre)”. Con esta iniciativa, SURTIGAS y su fundación empresarial impulsan la recuperación social y económica de familias en condición de desplazamiento y en situación de vulnerabilidad, mediante el fortalecimiento de habilidades y competencias, especialmente de los jóvenes, para su inserción laboral y el establecimiento de unidades productivas orientadas a la comercialización.

Las empresas participaron en tres categorías: promoción de desarrollo comunitario para la paz, incidencia pública en la construcción de la paz, ejecución empresarial de políticas y prácticas internas para la paz. Adicionalmente, la Corporación Andina de Fomento (CAF) hace un reconocimiento a la mejor iniciativa desarrollada en zonas fronterizas.
Éste premio es organizado por la Agencia Alemana de Cooperación Técnica –GTZ, la Fundación Konrad Adenauer, Fundación Social, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), Fundación Ideas para la Paz, El Tiempo, Colprensa, Revista RS, Aviatur, PNUD, International Alert y Corporación Andina de Fomento (CAF).

Para conocer más de Emprender Paz puede ingresar a www.emprenderpaz.org