La paz pública no siempre se logra en público. Esa es la lección que deja por una parte la revelación esta semana de los intercambios de cartas entre el gobierno y el ELN; y por la otra, el coincidencial anuncio histórico del IRA que renuncia definitivamente a la lucha armada.

 

Descargar