La "deserción" de un tercio de los erradicadores del parque de La Macarena deja al descubierto las enormes dificultades de esa operación. La Macarena es "el corazón de la guerra", donde se entrecruza la lógica económica de los cultivos de coca con la lógica estratégica de la confrontación armada. Por ambas razones, es poco probable que las FARC estén dispuestas a abandonar esas posiciones. De ahí los altos riesgos para el programa de erradicación. Y para los civiles que están erradicando.

Descargar