La Directora de la FIP participó en la Cumbre de Paz Nelson Mandela 2018 convocada por el Pacto Global de las Naciones Unidas, que se realizó la semana pasada en Nueva York. Este espacio buscaba explorar fórmulas para que distintos actores puedan trabajar conjuntamente en la atención de las causas de los conflictos, integrando para ello perspectivas de construcción de paz, desarrollo sostenible y derechos humanos.

En el marco de la Cumbre se llevó a cabo el Foro de Naciones Unidas para el Sector Privado 2018: Construyendo e invirtiendo en la paz para todos (UN Private Sector Forum 2018: Building and Investing in Peace for All), celebrado anualmente en conjunto con la plenaria de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El Foro fue una oportunidad única para que más de 250 presidentes de empresas, Jefes de Estado, directores de las Naciones Unidas y líderes de la sociedad civil, identificaran oportunidades de alianzas para avanzar hacia una paz sostenible basadas en conductas empresariales responsables y el relacionamiento multiactor. Participaron altos funcionarios de distintos sectores como el presidente de la República de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, el presidente de Microsoft, Brad Smith y Ndaba Mandela, co-fundador y co-presidente de la Fundación África Rising, entre otros.

Este encuentro se realizó con la convicción de que, para cumplir con los ODS en 2030, todos los actores necesitan involucrarse para asegurar un mundo más pacífico y próspero. “Necesitamos una respuesta global que aborde las causas más profundas de los conflictos e integre de una manera holística la paz, el desarrollo sostenible y los derechos humanos. Desde la concepción hasta la ejecución”, dijo António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, al inaugurar la sesión en la que intervino como panelista nuestra directora.

María Victoria Llorente actuó como representante de la sociedad civil en el panel sobre cómo el sector privado puede contribuir activamente a la paz, el desarrollo sostenible y al respeto de los derechos humanos. Con ella estaban Paul Polman, director general de Unilever y representante del sector privado, y Norihiro Takahashi, Presidente del Fondo de Inversión de Pensiones del gobierno japonés, como representante de Gobierno.

Durante la discusión, María Victoria Llorente reflexionó sobre los obstáculos que existen para involucrar a las empresas en la transición que atraviesa Colombia. Señaló, entre los retos, la necesidad de superar la visión reduccionista de algunos empresarios como actores netamente económicos, de cerrar las brechas entre las agendas de distintos actores sobre las fórmulas para construir paz y, muy especialmente, hizo un sentido llamado a superar la desconfianza y de esta forma dar paso a la cooperación entre las empresas, el Estado y las comunidades.

“No entendemos (a los empresarios) como parte del complejo sistema social. Necesitamos traerlos a participar, para que tengan un rol más amplio en uno de los pilares de la construcción de paz: construir capacidades locales”, dijo Llorente.

Sobre la desconfianza, la directora de la FIP hizo un llamado “a cambiar el paradigma de ver a los empresarios en Colombia como parte del problema, pero no de la solución para construir paz”. Por eso, mencionó la iniciativa de ha venido liderando la Fundación, con el apoyo de USAID, que utiliza el mecanismo de matching-funds. Esta iniciativa consiste en la generación de alianzas entre distintos actores para que, desde una visión transformadora, se mejoren las condiciones de la ruralidad en el país.

En la FIP creemos firmemente que la paz y el desarrollo sostenibles no serán posibles sin la participación de los actores empresariales. Por ello, desde nuestra área de Empresas, paz y derechos humanos acompañamos acciones y promovemos procesos orientados a fortalecer las conductas empresariales responsables y transformaciones positivas en los territorios a partir del trabajo articulado entre actores.