Uno de los principales desafíos de la implementación del Acuerdo ha sido la protección de las comunidades, los líderes sociales, los excombatientes y sus familias. De una sensación de tranquilidad y expectativa por los cambios que llegarían a las regiones más afectadas por el conflicto, se ha pasado a la desconfianza por la reactivación de la violencia.

¿Cuáles son los factores que explican el deterioro de la seguridad en estos territorios? ¿Cómo contribuir a implementar las garantías de seguridad?

La Fundación Ideas para la Paz (FIP) aborda estas preguntas en el informe Las Garantías de Seguridad: una mirada desde lo local. Lo hace a partir del análisis en Arauca, Catatumbo, Cauca y Sur de Bolívar. Estas regiones tienen múltiples actores armados ilegales, entre ellos el ELN, mantienen una afectación a sus pobladores por causa del conflicto armado, tuvieron una influencia de las FARC y fueron priorizadas dentro del Acuerdo de Paz.

Conozca el informe AQUÍ