El pasado 15 de mayo, la FIP y la organización CDA, con el apoyo de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, realizaron el evento “Hacia el desarrollo territorial y la transformación de entornos complejos: el rol de las empresas”, que tuvo como propósito intercambiar experiencias y prácticas del sector empresarial que han aportado a la prevención y manejo de conflictividades sociales, así como a transformar positivamente entornos complejos y construir paz.

El evento fue el resultado de una investigación global iniciada en 2016 por CDA, el Instituto de Investigación de Paz de Oslo y la Universidad de Stellenbosch, que se preguntó por las formas en que el sector privado puede contribuir a la construcción de paz en entornos complejos y afectados por el conflicto. CDA analizó casos empresariales en Kenia, Sudáfrica, Brasil, Sierra Leona y Filipinas [1].

La FIP se sumó a esta iniciativa en calidad de socio local para generar conocimientos prácticos sobre los “cómos” de la construcción de paz vistos desde las empresas en Colombia. Se documentaron tres experiencias: (1) la construcción de la Central Hidroeléctrica Río Amoyá – La Esperanza de Isagen ; (2) el Programa de Mantenimiento Civil (PMC) del Oleoducto Central S.A. (Ocensa) en su trazado norte; y (3) elProyecto de Desarrollo Integral Ciudadela Educativa de Tipiel.

El evento contó con las intervenciones de Ben Miller, director asociado de CDA; Sarah Cechvala, investigadora senior de CDA; María Lucía Méndez, Directora de Empresas y Paz de la FIP, y Nataly Sarmiento, directora de Empresas y Derechos Humanos de la misma organización.

La presentación de los casos empresariales estuvo liderada por Adriana Rugeles, coordinadora de Responsabilidad Social Empresarial de Tipiel, y Simón Patiño, investigador principal en la documentación de la experiencia de Isagen. Inés Elvira Andrade, Jefe de División de Estándares y Estrategia de Responsabilidad Corporativa de Cerrejón, presentó la experiencia de la empresa sobre mesas de diálogo para el cierre de brechas en seguridad y Derechos Humanos. Finalmente, docentes de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Javeriana compartieron sus reflexiones frente a los casos, con el propósito de nutrir y promover este tipo de esfuerzos desde la academia.

La presentación de los casos permitió dar a conocer motivaciones, avances y lecciones aprendidas de cada una de las empresas. Éstas resaltaron la importancia de establecer alianzas transformadoras para ampliar el impacto positivo de las iniciativas, el compromiso permanente de la alta gerencia y la continuidad y la perseverancia de los actores involucrados. También señalaron desafíos permanentes como la generación de confianza entre actores, la participación de las autoridades públicas, la atención a las necesidades de fortalecimiento institucional y de fortalecimiento de capacidades de liderazgo en lo local, así como la relevancia del adecuado seguimiento y evaluación a las acciones realizadas desde la empresa.

Con este tipo de iniciativas, la FIP aspira continuar motivando a las empresas para que asuman una posición de agentes de cambio positivo en el país y contribuyan a avanzar en la agenda de paz y desarrollo sostenible.

[1] http://cdacollaborative.org/publication/best-fertilizer-land-footprints-leaders-business-peace-case-study-unifrutti-tropical-philippines-inc-la-frutera-operation/