Gracias al apoyo de Sisma Mujer y a la comprensión y sensibilización que sobre el enfoque de género ha habido entre los miembros de Guías Colombia, el diseño de los lineamientos ha sido cuidadoso en asociar este enfoque, ya que se parte de la idea de que las operaciones empresariales también son responsables en DDHH cuanto tienen en cuenta el tratamiento diferencial. Las guías son un reflejo de ello, aunque de manera general todos los lineamientos parten de los principios de inclusión y no discriminación.

Este enfoque se resalta de manera más precisa en las siguientes guías:

Buenas prácticas en trabajo decente: El enfoque de género se asocia de manera directa con las políticas y estándares de las empresas para la generación de oportunidades laborales y las políticas salariales. Para ello, retoma la experiencia de la Iniciativa Nacional de las Empresas y el Estado contra el Maltrato de las Mujeres en España, y el Plan de Igualdad de NH Hoteles en Colombia.

Trabajo decente: Este enfoque también se retoma en las políticas de oportunidades laborales y en el diseño de mecanismos para atender el acoso laboral, el acoso sexual y otras violencias de género en el ámbito laboral, a través de la sensibilización, la confidencialidad de las denuncias y la toma de medidas efectivas. También establece para las empresas los Programas Internos para el manejo del tema de seguridad, industrial y salud ocupacional, atendiendo a los principios de no discriminación e igualdad.

Compra y adquisición de Derechos sobre la Tierra y Derecho de Uso: Para este tema, el enfoque de género es transversal al desarrollo de los análisis del entorno y la gestión para la adquisición de derechos sobre la tierra, teniendo en cuenta que se considera fundamental no perder de vista que la visión y perspectiva de las mujeres, así como los asuntos que las afectan, deben verse reflejados en los acuerdos que se trancen con las empresas.

Cadena de suministro: Dentro del ciclo PHVA (planear, hacer, verificar, actuar), la guía retoma el enfoque de género a través del diseño de medidas que impidan situaciones de acoso y violencia sexual en la relación comercial entre proveedores y contratistas, y el seguimiento de la efectividad de las mismas.

Fortalecimiento institucional: En esta guía, los principios de igualdad y no discriminación son transversales a todos los lineamientos.