Como parte integral de las estrategias en emprendimientos que promueven la construcción de paz, las empresas deben favorecer la inclusión y el empoderamiento económico de las mujeres en su cadena de valor y con acciones de inversión en su área de influencia. Las siguiente son las acciones prioritarias:

1. Promoción de microempresas y proyectos productivos liderados por mujeres

Mediante diversas acciones de desarrollo, fortalecimiento y acompañamiento, las empresas apoyan iniciativas de microemprendimiento y proyectos productivos de mujeres locales en su área de influencia.

¿Cómo hacerlo?

- Promover alianzas estratégicas a nivel local y regional, encaminadas a integrar las acciones para el fomento del emprendimiento de mujeres en un esfuerzo coordinado con visión a largo plazo. Estas alianzas entre la empresa y otros actores claves del sector público y privado, deben promover aquellos negocios que se alineen con las dinámicas económicas regionales, respondiendo a las oportunidades de mercado prioritarias y aportando así al aumento de la competitividad regional.

- Fomentar el escalamiento de las iniciativas de negocio de mujeres a mayores niveles de sofisticación para que estas generen mayor valor agregado, por ejemplo, a través de la introducción de procesos de transformación de la materia prima en productos elaborados. Esto, teniendo en cuenta productos y servicios que tradicionalmente han sido prestados por hombres, propiciando una ventana de oportunidad para impulsar las iniciativas de emprendimiento femenino.

- Promover la innovación tecnológica en los procesos de producción y distribución de los proyectos productivos y micro emprendimientos de las mujeres, a través de estrategias como la tecnificación de la cosecha o el desarrollo de canales de comercialización digitales.

- Fortalecimiento de las competencias de las mujeres líderes de microempresas y proyectos productivos en áreas que promuevan la diversificación de sus capacidades, más allá del nivel básico del escalonamiento productivo. Esto incluye formación en técnicas, sistemas y otras áreas tradicionalmente consideradas más aptas para los hombres, así como formación en áreas como gerencia empresarial, mercadeo e innovación.

- Acompañamiento de cualquier acción de formación profesional, asistencia técnica e innovación, con fortalecimiento de las destrezas personales de mujeres, como la autoestima, autonomía, el liderazgo y otras competencias que en contextos de marginación socioeconómica y afectación por violencia y conflicto muchas veces no son suficientemente desarrolladas en ellas.

- Inclusión de los hombres pertenecientes al contexto familiar, social y profesional de las mujeres beneficiadas de la inversión en iniciativas económicas de la empresa, para crear la base de aceptación y respaldo necesaria para el éxito de dichas iniciativas, así como para generar redes de apoyo y fomentar la distribución equitativa de cargos y responsabilidades entre las mujeres y hombres directa e indirectamente vinculados a la iniciativa.

- Promover el acceso y la participación de las mujeres en redes profesionales, en niveles directivos de asociaciones productivas y gremiales, y en otros espacios de toma de decisiones en materia económica.

- Articular las iniciativas de negocio lideradas por mujeres y que son apoyadas por la empresa con canales de mercadeo, distribución y comercialización que garanticen la rentabilidad de los productos y servicios generados. Esto incluye acciones relacionadas como la participación en ferias y ruedas de negocios, creación de alianzas comerciales y vinculación a encadenamientos productivos a nivel regional e internacional.

2. Implementación de modelos de negocios inclusivos que favorezcan productoras y consumidoras femeninas

Las empresas desarrollan modelos innovadores de negocios inclusivos, que favorecen la inclusión de productores y consumidores de escasos recursos, con especial enfoque en mujeres desvinculadas, afectadas y vulnerables en razón del conflicto.

¿Cómo hacerlo?

- Políticas de gestión de la cadena de valor que promuevan la vinculación de empresas, proyectos productivos y pequeños negocios liderados por mujeres en territorios afectados por el conflicto, como proveedores, distribuidores, comercializadores y bajo otras modalidades de asociación comercial.

- Desarrollo de productos y servicios que atiendan a la demanda local de clientes y consumidores de escasos recursos, con especial enfoque en mujeres, que son accesibles gracias a redes de distribución y puntos de venta cercanos y asequibles desde un punto de vista económico.

- Programas de desarrollo de proveedores con enfoque en los negocios de mujeres en la cadena de valor, que abarcan la formación vocacional, transferencia de conocimientos y tecnologías desde la empresa, apoyos técnicos y fortalecimiento administrativo y financiero.

- Fomento de la innovación de los negocios y los modelos de mercadeo, por medio de actividades como la tecnificación de procesos y la promoción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) para mejorar la productividad, calidad y competitividad de los negocios de las mujeres.

- Campañas de mercadeo con enfoque diferencial dirigidas a las mujeres como consumidoras, que son libres de imágenes y mensajes discriminatorios o sexistas. Estas acciones de mercadeo deben estar enfocadas en la promoción de entornos atractivos y experiencias de compra agradables para las clientas de bajos recursos y en su fidelización a mediano y largo plazo.

- Promover los empleos dignos en las empresas y proyectos productivos vinculados a la estrategia de negocios inclusivos de la empresa. Estos empleos deben ser seguros, formales y respetar los derechos laborales, con especial enfoque en la creación de oportunidades y condiciones iguales para mujeres y hombres, así como para aquellos trabajadores y trabajadoras vulnerables en razón del conflicto.

3. Acceso y uso productivo de tierras y recursos naturales en igualdad de condiciones

Las empresas promueven el acceso y uso productivo por las mujeres rurales de tierras y recursos naturales necesarios para su sustento económico, en igualdad de condiciones a los hombres.

¿Cómo hacerlo?

- Políticas responsables de adquisición de tierras, sensibles a las cuestiones de titularidad que involucran a las mujeres, como por ejemplo la debida diligencia para identificar derechos de propiedad que puedan haber estado afectados por las dinámicas del conflicto local. Asimismo, la gestión de tierras para el uso permanente o temporal de las empresas debe contemplar procesos de diálogo e información de las poblaciones locales, que promuevan la inclusión representativa, vocería y expresión de las perspectivas de mujeres. Esto, no solo en escenarios en donde existe la obligación de consulta previa desde las empresas, sino en cualquier situación en que la adquisición y uso de tierras pueda impactar las comunidades vecinas y entre ellas, a las mujeres.

- Políticas de re asentamiento de comunidades por proyectos económicos que tomen en cuenta los derechos y necesidades especiales de mujeres (entre ellas, madres cabeza de familia, viudas de guerra y víctimas de desplazamientos anteriores a causa del conflicto). Esto implica prestar especial atención a la restauración de los medios de vida de mujeres en las zonas de reubicación, así como velar por sus derechos en materia de salud y seguridad, entre otros.

- Políticas de manejo ambiental y de recursos naturales responsables, centradas en la prevención y mitigación de afectaciones a los ecosistemas naturales y la preservación de los modos de vida de las poblaciones locales, con especial atención a las necesidades de las mujeres y sus familias cuyo sustento económico depende del uso productivo de tierras y otros recursos naturales.

4. Acceso a modalidades de financiación de negocios y proyectos productivos de mujeres

Las empresas promueven el desarrollo y la accesibilidad de diferentes modalidades de financiación para negocios y proyectos productivos liderados por mujeres, con enfoque en mujeres afectadas y vulnerables en razón del conflicto.

¿Cómo hacerlo?

- Promover y priorizar el acceso a préstamos, créditos, facilidades de pago, seguros y otras medidas de financiamiento para las iniciativas de emprendimiento de mujeres y asociaciones de mujeres en el área de operación de la empresa.

- Formación financiera, en temas como la gestión financiera de pequeños negocios, buenas prácticas de ahorro e inversión para la mejora y ampliación del negocio, así como el sistema y los productos financieros que ofrece el mercado y los canales y requisitos para acceder a ellos.

Conozca AQUÍ algunos componentes básicos a tener en cuenta para desarrollar acciones que empoderen a las mujeres.

Si le interesa profundizar en este tema, a continuación, encontrará algunos recursos:

· Colección de más de 2.500 materiales de aprendizaje e investigación acerca del empoderamiento económico de la mujer, a cargo de la iniciativa de Naciones Unidas, Empowerwomen. En: https://www.empowerwomen.org/es/resources/documents

· Agriprofocus (2014). Género en cadenas de valor. Caja de herramientas prácticas para integrar una perspectiva de género en el desarrollo de cadenas de valor.

· Bauer, S., G. Finnegan, N. Haspels (2008). Gender and Entrepreneurship Together: GET Ahead for Women in Enterprise. Training Package and Resource Kit. 2a Edición. Bangkok, Berlin, Geneva: International Labour Office.

· BoP Innovation Centre, ICCO Cooperation. (s.f.) Women as inclusive business partners. How companies benefit from engaging women as inclusive business partners. Utrecht, Países Bajos. En: http:// bopinnovationcenter.com/our-projects/ our-projects/women-as-inclusive-business-partners Department for International Development

· DFID, Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit -GIZ-. (2013). Promoting Women’s financial inclusion. A Toolkit. Frankfurt am Main, Alemania.

· Golla, A. M., A. Malhotra, P. Nanda, R. Mehra (2011). Understanding and Measuring Women’s Economic Empowerment. Definition, framework and indicators. Washington D.C., Estados Unidos: International Center for Research on Women –ICRW-.

· ONU Mujeres (2016). El progreso de las mujeres en el mundo 2015-2016: transformer las economías para realizar los derechos. Nueva York, Estados Unidos.

· ONU Mujeres (2015). Pacto territorial por el empoderamiento económico de las mujeres y la construcción de paz en Colombia. Villavicencio, Colombia.

· Rio Tinto (2009). Why Gender matters – a Resource Guide for Integrating Gender Considerations into Communities Work at Rio Tinto. Melbourne, Australia y London, Reino Unido.

· SNV (2010). Gender Mainstreaming in Value Chain Development. Practical Guidelines and Tools. Corporate Network Agriculture SNV.

· UNIFEM (2009). Guía para incorporar el análisis de género a cadenas de valor. Managua, Nicaragua.

· World Bank (2011). Gender Equality and Development. World Development Report 2012. Washington: The World Bank.

· World Economic Forum (2015). The Global Gender Gap Report 2015. Cologny y Ginebra, Suiza.