Son diversas las estrategias y acciones que pueden desarrollar las empresas para aportar en el posconflicto con emprendimientos para la paz. Resaltan, por ejemplo: aportar a la empleabilidad de personas desvinculadas del conflicto, desplazados por la violencia y otros grupos afectados directa o indirectamente como mujeres cabeza de familia. ¿Cómo? A través de proyectos de generación de ingresos, fortalecimiento de competencias para el trabajo en comunidades y programas de desarrollo profesional en la empresa, entre otros.

También pueden implementar modelos de negocios inclusivos social y ambientalmente sostenibles, que vinculen la actividad de la empresa a microempresas, proyectos productivos y consumidores vulnerables en razón del conflicto.

"Para lograr mayores impactos, en muchos casos los emprendimientos para la paz se desarrollan con base en alianzas con entidades públicas y otros actores regionales"

Esta línea de trabajo abarca, igualmente, estrategias de innovación en gestión y negocios, como el desarrollo de políticas de compras y de distribución que favorezcan a clientes, productos y servicios locales.

Para lograr mayores impactos, en muchos casos los emprendimientos para la paz se desarrollan con base en alianzas con entidades públicas y otros actores regionales como centros de investigación e innovación, que promueven la mejora y ampliación de infraestructuras y bienes y servicios en zonas apartadas por el conflicto, así como estrategias para el desarrollo de mercados diversificados y competitivos.