Descargue la nota estratégica "Participación ciudadana en el posconflicto: Recomendaciones para saldar una deuda histórica en Colombia" AQUÍ

El posconflicto constituye una oportunidad de oro para saldar la deuda de la participación ciudadana en el país. Con cerca de 70 ejercicios específicos para que la ciudadanía se involucre en la implementación de lo pactado, el Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las FARC retoma la agenda de profundización de la democracia participativa en los territorios y la intención de legitimación del Estado que le es inherente.

El desafío está servido y, frente a él, surge una duda natural: ¿Qué debemos hacer para que la participación ciudadana derivada del Acuerdo de Paz no repita los errores del pasado?

Desde el año 2014, la Fundación Ideas para la Paz (FIP) ha venido adelantando distintos proyectos sobre participación en el posconflicto que ayudan a contestar esta pregunta. El informe "Participación ciudadana en el posconflicto: Recomendaciones para saldar una deuda histórica", hace una lectura del Acuerdo en clave de participación ciudadana y presenta recomendaciones: nueve orientaciones para la política pública sobre participación ciudadana y diez pasos para poner en marcha ejercicios participativos.

Las nueve recomendaciones, que van acompañadas de una información ilustrativa que es útil para comprender su importancia o de un ejemplo sobre cómo ponerla en práctica, incluyen: Pensar la ruralidad, incorporar reflexiones previas, reconocer el entramado social y comunitario, aceptar distintas visiones sobre el desarrollo rural, impulsar una economía de espacios y ejercicios, mejorar la coordinación entre instituciones y niveles de gobierno, ir más allá del Plan, uso de nuevas tecnologías y garantías de seguridad.

Este informe está acompañado de un especial multimedia:

El especial se divide en tres secciones: La primera identifica en detalle los ejercicios de participación que contiene cada uno de los puntos del Acuerdo de paz con las FARC. La segunda presenta nuestra medición sobre la calidad y eficacia de espacios de participación vigentes. Y, la tercera se centra en recomendaciones para los responsables de impulsar ejercicios participativos.

Navegue el multimedia AQUÍ