Para la directora de la FIP, los acuerdos sobre blindaje jurídico no son perfectos, pero muestran un equilibrio nada fácil de lograr entre partes con diferencias tan profundas. "El Gobierno ha tenido que considerar el duro debate que se ha dado en Colombia con el proceso de paz y ha tratado de equilibrar las cargas", aseguró en entrevista con Darío Fernando Patiño. Para Llorente, este acuerdo "trata de dar espacio" a los distintos actores institucionales del juego democrático colombiano. Sin embargo, se mostró preocupada por la refrendación del acuerdo final por parte de los colombianos, que no se menciona en el pacto. "La realidad política y social no se puede desconocer por más blindaje jurídico e internacional", aseguró.

Sobre la polarización frente al proceso de paz, Llorente aseguró que "es paradójico que las guerras unan y la paz divida". Así mismo enfatizó en que “en la medida que más nos acercamos a firmar ese acuerdo de paz, los detractores se ponen más nerviosos y empiezan a hacer actos un poco desesperados frente a esta realidad que se va a dar en Colombia”.