Lea íntegro nuestro Informe de Gestión 2014 AQUÍ

La Fundación Ideas para la Paz quiere compartir los avances de la gestión que adelantó en el 2014 y los primeros meses de este año, que reflejan la agenda desarrollada por el equipo de trabajo en temas claves como contribuir a la superación del conflicto armado y a la construcción de una paz duradera en Colombia.

Durante el 2014, la FIP realizó un cuidadoso proceso de planeación estratégica, el cual arrojó un Manifiesto que no es otra cosa que nuestra hoja de ruta para los próximos cinco años. Este ejercicio, que realizamos de la mano con Compartamos con Colombia, nos llevó a actualizar nuestra misión y la de las áreas programáticas cuya contribución se enfoca hacia la cultura de paz y la legalidad, la seguridad, el fortalecimiento institucional y la participación activa del sector empresarial.

Este último enfoque es una de las prioridades de la nueva etapa de la FIP, en la que buscamos congregar a más empresarios comprometidos con la paz, ya que estamos convencidos de que es un actor indispensable para apalancar transformaciones que le den sostenibilidad a la paz.

Uno de los temas centrales de la agenda de la FIP desde sus orígenes ha sido la terminación del conflicto armado interno por la vía de la negociación política. La Fundación ha sostenido que el conflicto armado en Colombia eventualmente concluirá́ con una negociación o con una serie de negociaciones de paz que requerirán de preparación y asistencia técnica.

En esta medida, durante 2014 seguimos atentos a la evolución de las negociaciones con las FARC que iniciaron en La Habana en noviembre del 2012 y a los acercamientos con el ELN, haciendo aportes técnicos desde nuestras distintas áreas programáticas a la labor de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP). Así mismo, difundiendo información y análisis para mejorar el entendimiento público y contribuir a un debate de calidad sobre el proceso de paz.

Al tiempo, continuamos con el trabajo en nuestra agenda de postconflicto y construcción de paz. Dentro de este marco quisiéramos destacar el inicio de un proyecto ambicioso sobre capacidades locales para la paz en zonas históricamente golpeadas por el conflicto armado, que busca dar recomendaciones concretas para el fortalecimiento de entidades y procesos a nivel local que tendrán un rol crítico en el postconflicto. Entre la primera fase iniciada en el 2014 y la segunda que estamos empezando actualmente, cubriremos más de 80 municipios de nueve departamentos del país, que de firmarse los acuerdos de La Habana serán epicentro de su implementación.

Así mismo, continuamos con nuestra línea de trabajo enfocada en la reintegración de excombatientes. Culminamos un estudio único tanto a nivel nacional como internacional sobre la problemática de la reincidencia y avanzamos en el desarrollo de una guía práctica para las empresas con lineamientos alrededor de experiencias de empleabilidad con desmovilizados.

Hay que resaltar que dentro de la agenda de construcción de paz, la FIP promovió y participó activamente en varias iniciativas encaminadas a enriquecer el debate público sobre la política de drogas, tomando en cuenta la creciente evidencia empírica que sugiere la necesidad de revisar dicha política e incorporar la noción de reducción del daño como parte de la misma.

Paralelamente, avanzamos en diversas iniciativas dentro de nuestra área sobre sector empresarial y construcción de paz, en la cual la FIP es reconocida como organización líder a nivel nacional e internacional. Con el objeto de contribuir al mejoramiento del desempeño de las empresas en materia de Derechos Humanos y construcción de paz, se trabajó́ en el diseño de herramientas desde el sector empresarial, se aportó́ al diseño de la política pública en la materia y se brindó́ asesoría individualizada a empresas de distintos sectores.

Por otra parte, la fundación continuó con proyectos de gran alcance dentro de su línea de trabajo sobre seguridad ciudadana y policía. Por un lado, aportó al diseño de estrategias y herramientas innovadoras para la prestación del servicio policial y en particular, apoyó el desarrollo de competencias para mejorar la priorización y la focalización de las capacidades institucionales en torno a los llamados “puntos críticos”, en los que hay una alta concentración de problemáticas delictivas. Por otro lado, generamos insumos para la formulación de política pública en temas relacionados con la seguridad ciudadana y el diseño de una política de seguridad rural.

Finalmente, vale mencionar que por sexto año consecutivo la FIP fue seleccionada dentro de los centros de pensamiento más destacados de América Latina según el ranking anual que realiza la Universidad de Pensilvania. En la medición de 2014, nos ubicamos en el puesto 21 del top 50 de la región. También entramos en el grupo de las 23 organizaciones sociales más reconocidas de Colombia, según el Panel de Opinión que realiza la firma Cifras & Conceptos.