El tema de empresas y derechos humanos ha venido cobrado vigencia en los últimos años a nivel estatal. Algunos países han materializado su interés mediante la creación de instituciones nacionales de derechos humanos que tienen como finalidad promover la protección de los mismos a nivel local y global. Así lo ha hecho el Gobierno de Dinamarca, que en 1987 fundó el Instituto Danés de Derechos Humanos (IDDH), cuyo eje principal es el tema de empresas y derechos humanos. Por ello, cuenta desde 1999 con un Departamento de Derechos Humanos y Empresas que atiende asuntos relacionados con el impacto a los derechos humanos causados por empresas transnacionales, en particular, aquellas con presencia en países en vías de desarrollo.

Desde dicho departamento se desarrolló un espacio virtual para “asistir a las empresas en su entendimiento y abordaje de los posibles impactos adversos a derechos humanos que sus operaciones pueden ocasionar en los países donde operen”[1]. Ese espacio, conocido como la Guía de País de Derechos Humanos y Empresas, busca “proveer con información precisa, oportuna y de aplicación práctica a todos los actores que busquen prevenir los abusos a los derechos humanos relacionado con empresas. También promueve el rol que tiene el sector privado en el desarrollo sostenible”[2].

En este contexto, el IDDH consideró importante contar con socios locales en diferentes países del mundo, en los cuales existen iniciativas, herramientas o espacios que han promovido el respeto por los derechos humanos en el marco de la actividad empresarial, de acuerdo con los Principios Rectores de Naciones Unidas. Así, a finales de 2013 y teniendo en cuenta la experiencia en el tema de la Fundación Ideas para la Paz (FIP) en Colombia, se firmó un memorando de entendimiento bajo el cual la FIP se convierte en el socio estratégico del IDDH en el país. Esto, entre otras cosas, incluye liderar el proceso de posicionamiento de la Guía de País de Colombia [m2] en todo lo referente a derechos humanos en la práctica, análisis legal, estudio de casos e iniciativas de gobiernos y empresas en Colombia.

Dentro de las tareas que tendrá la FIP como socio local está revisar la información consolidada por el grupo de la Guía de País en Dinamarca, para asegurarse que sea correcta. También recomendará actores locales e iniciativas que deberían incluirse en la Guía de País y asistirá en la difusión y promoción de sus contenidos con diferentes actores a nivel local.

La alianza permitirá la creación de capacidades a nivel local en el tema de empresas y derechos humanos, marcos internacionales y estrategias de relacionamiento a fin de abordar los impactos del sector empresarial. Además permitirá la creación de vínculos con organizaciones nacionales, regionales e internacionales que trabajan activamente en el tema. En los próximos meses la FIP y el equipo de la Guía de País en Dinamarca, continuarán trabajando para que la Guía de País de Colombia sea una herramienta útil para el Gobierno, las empresas y organizaciones de la sociedad civil que trabajan actualmente en el campo de empresas y derechos humanos.

[1] The Danish Institute for Human Rights. (2013). Portal de Derechos humanos y empresas. Descripción del Acuerdo de Colaboración. P.1

[2] Ibíd