Descargue íntegro nuestro Informe de Gestión 2013 AQUÍ

En nuestro Informe de Gestión encontrará la agenda desarrollada por el equipo de trabajo de la FIP en temas claves dentro de su misión de contribuir a la superación del conflicto armado y la construcción de una paz duradera en Colombia. Uno de los temas centrales de la agenda de la FIP desde sus orígenes ha sido la terminación del conflicto armado interno por la vía de la negociación política. La Fundación ha sostenido que el conflicto armado en Colombia eventualmente concluirá con una negociación o con una serie de negociaciones de paz que requerirán de preparación y asistencia técnica. En esta medida hemos estado atentos a la evolución de las negociaciones con las FARC que iniciaron en La Habana en noviembre del 2012 y los acercamientos con el ELN para iniciar un nuevo diálogo, haciendo aportes desde nuestras distintas áreas programáticas a la labor de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP). Así mismo, difundiendo conceptos y estrategias para aclimatar un entorno favorable a este proceso en múltiples espacios de discusión pública.

Al tiempo, continuamos con el trabajo en nuestra agenda de postconflicto y construcción de paz. De cara al proceso de paz, la FIP se involucró activamente en las discusiones sobre justicia transicional en Colombia y contribuyó al debate político sobre el llamado Marco Legal para la Paz. También adelantó estudios claves relacionados con la desmovilización y reintegración de combatientes de grupos paramilitares y guerrilleros. En particular, la Fundación culminó una investigación sobre la problemática de la reincidencia de esta población, que permitirá un mejor uso del conocimiento adquirido para la orientación de las políticas públicas en materia de reintegración de población desmovilizada. Sin duda, los resultados de este estudio serán de gran relevancia en la eventualidad de una desmovilización colectiva de la insurgencia.

De igual forma, la FIP adelantó una investigación sobre el nivel de riesgo de las poblaciones involucradas en la política de restitución de tierras, buscando fortalecer el Sistema de Alertas Tempranas –SAT– de la Defensoría del Pueblo. Paralelamente, avanzamos en diversas iniciativas dentro de nuestra línea de trabajo sobre sector empresarial, conflicto y construcción de paz, en la cual la FIP es reconocida como organización líder a nivel nacional e internacional.

Con el objeto de contribuir al mejoramiento del desempeño de las empresas en materia de Derechos Humanos y construcción de paz, se trabajó en el diseño de herramientas desde el sector empresarial, se aportó al diseño de la política pública en la materia y se brindó asesoría individualizada a empresas de distintos sectores.

Por otra parte, la Fundación continuó con proyectos de gran alcance dentro de su línea de trabajo sobre seguridad ciudadana y policía. En el 2013, la FIP se consolidó como actor de primer orden en el proceso de modernización y fortalecimiento del servicio de vigilancia de la Policía Nacional. En su papel de apoyar el fortalecimiento del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (PNVCC), la Fundación diseñó y aplicó metodologías y herramientas innovadoras para hacer ajustes doctrinales, metodológicos y de tecnología de información que soporten la toma de decisiones en el proceso de planeación de la vigilancia. También desarrolló un amplio programa de entrenamiento a los centros de investigación estadística policial para fortalecer el análisis criminal, y participó activamente en el debate sobre políticas públicas de seguridad ciudadana y sobre la situación de crimen y violencia en las principales ciudades del país.

Finalmente, vale mencionar que por quinto año consecutivo la FIP fue seleccionada dentro de los centros de pensamiento más destacados de América Latina según el ranking anual que realiza el Think Tanks and Civil Societies Program de la Universidad de Pensilvania. En la medición de 2013, la FIP se ubicó en el lugar 19 del top 45 de América Latina.

Esta importante dinámica institucional ceñida al marco de la misión de la FIP y de sus propósitos estratégicos, ha sido posible gracias al generoso aporte de nuestras empresas fundadoras. También contamos con crecientes contribuciones externas para el desarrollo de proyectos provenientes de cooperación internacional, organizaciones filantrópicas internacionales y contratos con entidades públicas y privadas. En nombre del equipo de la FIP y en el mío propio, quisiera agradecer su continuo y generoso apoyo, el cual ha sido definitivo para que este centro de pensamiento se haya consolidado, buscando siempre la excelencia e independencia en las investigaciones e iniciativas que adelantamos.